in

LLAMADO A SER GENUINOS: Dejemos de ser Agradables para apostar por ser Genuinos

[wpspw_recent_post_slider]

 

Fernando Pisauri

Consultor co-propietario de IKIGAI, Coach Ontológico, Especializado en Programación Neurolinguística, Gestaltista en Desarrollo Personal y Organizacional, Consultor Sistémico Familiar y Organizacional, Posgrado en Neuromanagement, en Dirección de Marketing, Community Management y Marketing Digital, Contador y Magister en Derecho de la Integración Económica, Posgrado en Desarrollo Directivo, Director de la Tecnicatura en Comercialización Minorista, Titular Regular de la Cátedra de Comercialización Internacional y Facilitador de los Cursos de Coaching Profesional y Herramientas para la Gestión del Liderazgo Organizacional en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Morón. Profesor invitado y disertante en diversos congresos y cátedras de distintas entidades. 

 

 

Darnos el permiso de expresar nuestras propias verdades mientras respetemos a los demás y a nosotros mismos es el viaje al que los estoy invitando a acompañarme a lo largo de este artículo. ¿Cómo son tus diálogos contigo mismo y con las personas que conforman tu entorno? ¿Sabías que con técnica, tiempo y dedicación puedes reprogramar la forma en la que te expresas? Se trata de disfrutar de la dicha y las ventajas de estar más cerca de los demás. ¿Quienes son los demás? Pues los miembros de la familia, nuestros amigos, nuestros colegas en la organización, superiores, pareja, etc. Una vez que lo estés pudiendo poner en práctica disfrutarás de estar más abierto y disponible para los demás al mismo tiempo que estarás dejando de lado las confusiones y malos entendidos con los cuales habitualmente nos contentamos habitando nuestra zona de comodidad, para dar la bienvenida a la puerta que nos da acceso al universo de las elecciones y la libertad. 

No tengo esperanzas de abandonar mi soledad por mi mismo. Las piedras no tienen esperanza de ser otra cosa que piedras. Sin embargo, a través de la colaboración se juntan y entre todas le dan vida a un Templo. 

Antoine de Saint-Exupéry

Fijate cómo conectas y qué sentido te hace el siguiente relato:

“…Me di cuenta de que ignorando mis propias necesidades por un largo tiempo sólo estaba aumentando los niveles de violencia hacia mi mismo, y me encontré desviando esta violencia hacia los demás. En adelante, luego de experimentar los darme cuenta a los que me invita la tecnología de la Comunicación No Violenta, acepté que tenía necesidades, que las podía escuchar, diferenciarlas, establecer prioridades entre ellas y hacerme cargo de cuidar de mí mismo en lugar de ver pasar mis días quejándome de que nadie se ocupaba de mí, de que a nadie le importaba. Toda la energía que había desperdigado en culpar y quejarme de los demás, en estado de total rebelión e inundado por sentimientos de nostalgia, los fui recolectando, resignificando y poniendo al servicio de la transformación personal. También me di cuenta de que los demás tienen sus propias necesidades y de que yo no soy necesariamente la única persona con los recursos y la disponibilidad para satisfacerlas por ellos…”

¿Cómo te resuena este párrafo? ¿De qué te das cuenta? 

Respetando tus propios darte cuenta, una de las propuestas es a que puedas estar aceptando tu propia violencia, la que habitualmente dejamos salir inconscientemente y sutilmente atacándonos a nosotros mismos y a los demás (siempre con las mejores intenciones). La propuesta es que te estés preguntando y dando cuenta de: ¿Cuál es la estrategia que utilizo para disparar mi violencia? 

Marshall Rosenberg lo llama proceso de Comunicación No Violenta. El trasfondo de la cuestión es que se trata de una carencia. ¿De qué? Pues de falta de conciencia sobre nosotros mismos. Si fuéramos capaces de darnos cuenta de cuáles son las intenciones positivas que disparan a nuestras reacciones, cuáles son nuestras necesidades que pujan por hacerse figura minuto a minuto, podríamos ser protagonistas de relaciones intra personales e inter personales más satisfactorias, libres y responsables. Es encontrar las oportunidades de expresar nuestras fortalezas para crear, estimular y proteger en detrimento de querer controlar, limitar a los demás. Nuestras fortalezas pueden ser emocionales, psicológicas, morales, jerárquicas o institucionales. La violencia emocional es más difundida. 

Tenemos siempre la opción de comunicar nuestras ideas y pensamientos a través de palabras que dividen, generan oposición, separatismo, comparaciones, categorizaciones o a través de palabras que unen, proponen, reconcilian y estimulan. Trabajando sobre nuestra toma de conciencia y nuestro lenguaje, podemos suprimir la interferencia que erosiona la comunicación y genera violencia ordinaria. 

Si bien en este artículo estamos abordando las ventajas de aprender técnicas de Comunicación no Violenta, en próximas propuestas abordaré la temática del Lenguaje de Influencia para ventas, enseñanza y vínculos en general. 

Como dirían los más pragmáticos, vamos a lo práctico. 

Hay básicamente cuatro pasos relevantes a la hora de entrenar nuestras estrategias de comunicación no violenta. 

Siempre reaccionamos a algo, a una situación que se corresponde con la instancia de OBSERVACIÓN. 

La observación a su vez produce un sentimiento en nosotros que se corresponde con al instancia de SENTIR.

Luego, nuestro sentimientos nos invitan a conectar con nuestras necesidades dando rienda suelta a la instancia de NECESIDAD. 

Finalmente, nos queda hacer un requerimiento, constituyendo éste la última etapa que es la del PEDIDO. 

Este método se basa en que nos sentimos tanto mejor cuando somos capaces de ver a qué estamos reaccionando; cuando comprendemos claramente nuestros sentimientos y nuestras necesidades; y cuando logramos formular pedidos mientras que simultáneamente nos sentimos seguros de recibir con los brazos abiertos a las reacciones, a las declaraciones, los juicios de los demás sin importar su contenido. Es amplificador del observador que estamos siendo e invita a buenas sensaciones cuando podemos ver claramente a lo que los demás hacen referencia o a lo que están reaccionando, cuando realmente nos proponemos calibrar a las personas con las cuales interactuamos, esperando, acompasando y entrando en verdaderas danzas de rapport. Es poderoso el poder comprender los sentimientos y las necesidades de los demás, estando dispuestos a escuchar pedidos con los que estaremos o no de acuerdo no sin antes ir al encuentro de una solución conjunta que como dice el modelo de Negociación de Harvard, satisfaga los intereses de los intervenientes.

La Comunicación No Violenta viene a ser un arte de vida para las relaciones, donde nos respetamos a nosotros mismos, a los demás y al mundo en conjunto. 

En este Mundo en Tiempo Real que es Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo, el cual a menudo cito en mis artículos, más y más personas se comunican a grandes velocidades pero lamentablemente y acentúo este pero, lo hacen menos asertivamente. Las personas sufren de soledad, de carencia de comprensión, falta de significado, pérdida de puntos de referencia en la vida. Las preocupaciones de las organizaciones y de las áreas de operaciones toman precedencia por sobre la calidad de las relaciones. Es materia de urgencia el estar pudiendo y queriendo explorar otros caminos de relacionamiento que en el caso de las organizaciones conecten a su vez con la Visión, Misión y Valores que mantienen como un todo a estas redes conversacionales.  

Y si las organizaciones son redes conversacionales, están vivas a partir del halo de vida que le dan las personas que la integran, ¡Cuan importante sería el contar con tecnologías de comunicación no violenta como las que popongo aquí! ¿¡Qué piensan!?

Apostamos por facilitar verdaderos encuentros entre las personas, sin juegos, sin máscaras, sin interferencia de los miedos, los hábitos, los clichés que nos llevan a la soledad de nuestros teléfonos móviles, nuestras pantallas y nuestras imágenes virtuales. 

Se trata de un nuevo continente que se nos presenta para la conquista, apenas explorado al día de hoy, que infunde miedo en muchos, donde podemos construir verdaderas relaciones entre los individuos que son libres y responsables. 

¿Cómo podemos ser nosotros mismos sin dejar de estar con ese legítimo otro, y cómo puede este otro estar con un tercero sin dejar de lado su identidad?

A modo de estímulo:

No tengo palabras para compartir mi necesidad de intercambio, comprensión y reconocimiento. 

Entonces, critico, insulto o ataco. 

La Violencia, resulta de la carencia de vocabulario; es la expresión de la frustración que no encuentra palabras para ser expresada. 

Muchos de nosotros no hemos adquirido vocabulario asertivo para expresar lo que habita nuestro interior. Nunca aprendimos a describir claramente lo que sentimos y las necesidades que se nos hacen figura. Desde la niñez hemos aprendido muchas palabras. Podemos hablar de historia, geografía, matemáticas, ciencias, literatura, negocios, economía, estrategias. Sin embargo, las palabras para describir las cosas de la vida  ¿cuando las aprendimos? Mientras fuimos creciendo, nos fuimos alienando de nuestros sentimientos y necesidades para poder escuchar aquellos de nuestros padres, hermanos, hermanas, maestros, etc. “Haz como dice mamá”, “Haz lo que se espera de ti” 

De esta forma, comenzamos a escuchar a las necesidades y sentimientos de los demás, del jefe, del gerente, del cliente, del vecino, de los colegas, ¡excepto a los nuestros!

Hasta que un día el repago por esta alineación nos llega en la forma de depresión, malos entendidos, dudas a la hora de tomar decisiones, timidez excesiva, inhabilidad para elegir, falta de gusto por la vida. 

¿Ya te das cuenta de  cuales son las bases de esta tecnología de Comunicación No Violenta? Lo estuvimos compartiendo hasta ahora y en resumen en un apartado más arriba. Lo retomamos. 

Toda vez que quieras comunicarte de una forma asertiva, conectando con tu interlocutor y sentando las bases para relaciones productivas, la fórmula a poner en práctica y ensayar una y otra vez desde ahora y por el resto de tus días consiste en:

La parte intelectual desde la OBSERVACIÓN

Conectar con tus sentimientos 

Expresarlos en necesidades o valores 

Hacer un pedido 

Cuando observamos préstamos atención a los juicios de valor, las etiquetas, las categorías, los prejuicios, creencias y al lenguaje que como mencionamos más arriba, disminuye la responsabilidad. Desde la concepción gestátlica diríamos: Debeismos. La invitación es a cambiar en mis discursos lo que debo, lo que tengo por lo que realmente quiero. ¿Te hace sentido? En uno me conecto con la exigencia, en el otro con la responsabilidad. 

Luego, es harto importante que seas capaz de notar a qué sentir te lleva tu observador, que historias te comienzas a contar, qué imaginarios surgen y cómo te sientes respecto a ello. Desde la Gestalt, hablamos del PISH (Percibo, Imagino, Siento y Hago). Es decir, lo que percibo, me represento desde mi mapa representacional completando mi percepción con mi propio imaginario, mi propia radio interna, luego me siento de determinada forma y tomo decisiones y actúo en consonancia. ¡OJO! Ampliemos nuestro observador, escuchémonos  con compasión, benevolencia, sin dejarnos distraer por los juicios, creencias, etiquetas, etc. preguntándonos ¿Qué siento? ¿Qué siento en mi cuerpo? ¿Donde respira este sentir? ¿De qué me doy cuenta? 

Una vez que conecté con mis sentimientos, estoy en condiciones de poder ponerlos en palabras expresando necesidades, valores y luego cerrar haciendo un pedido. 

Un ejemplo sencillo de esta técnica sería:

Mariana llega todos los días a la oficina 30 minutos tarde. Esto genera incomodidad a su supervisor directo y ruidos en el equipo de trabajo. 

Propuesta con Comunicación No Violenta a partir de su Supervisor

Mariana, he notado que desde hace un mes, llegas con frecuencia 30 minutos pasadas las 8 de la mañana, tu hora de entrada. Hoy lunes no es la excepción. (Observación)

Como esto viene sucediendo desde hace cierto tiempo y tus colegas de trabajo empiezan a comentar en radio pasillo, en esta situación me siento incómodo conectando con cierto nivel de enojo (sentimientos), y además necesito gestionar la coherencia y cohesión en el grupo respetando las normas y procedimientos, de las cuales el horario de entrada es parte importante en esta organización y en linea con tus funciones (expresar necesidades), por eso te pido que en adelante comiences a llegar en el horario pautado. ¿Es esto posible para ti? (Pedido). 

Por supuesto, que seguramente se entablará una conversación en donde Mariana y su Supervisor estén pudiendo profundizar sobre los hechos. Sin embargo, si nos expresamos con hechos, compartiendo sentimientos, necesidades, valores y haciendo pedidos acordes, el vínculo se torna tanto más habilitante, constructivo, conciliatorio, generar de valor, etc. ¿Qué opinan? 

Por supuesto que hay mucho sobre lo cual podría estar profundizando, más para no extenderme innecesariamente y habida cuenta de que creo haber compartido algunas distinciones que expresan sintéticamente la técnica, les dejo el resto para seguir profundizando por vuestros medios. Pueden visitar, leer otros artículos de mi autoría y desde IKIGAI abordamos estas técnicas en diversos entornos. En la página hay bastante información. 

Los invito a que sigamos co-construyendo desde comentarios a este artículo, desde leer y acompañar sus propias experiencias, desde la participación de mi consultora en vuestros espacios, desde propuestas que quieren estar regalándonos. 

Qué disfruten de un excelente comienzo de año y nos estamos leyendo, acompañando, encontrando durante el 2017. 

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%